Mensaje para Petrus Romanus

14 de Abril de 2018

Vengo para celebrar tu Primera Visita hace 50 años, cuando te coloqué en el camino del destino; Has tenido una vida de grandes pruebas y sacrificios; Fuiste llamado a guiar a Mis ovejas a la Tierra Prometida; tendrías grandes batallas contra Satanás y el Anticristo, y vivirías para ver la Segunda Venida. La primera parte de tu Misión se completará brevemente. Serás llamado a conducir a Mis hijos en tierras extranjeras. Mantente cerca de vos el Sello del Dios viviente; colóquelos en sus hogares y puertas; Satanás no puede penetrar corazones y hogares que llevan este Sello.

______________________________________________________________

PADRE ETERNO: “La paz sea contigo, mi bendito hijo, muy agradable a Nuestros Sagrados Corazones”.

 PADRE ETERNO: “En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

 “¡Paz, hijo mío! No hay nada a temer ya que yo soy tu Padre ― tu Vida. YO SOY QUIEN SOY, vivo en ti mientras vives en Mí, como lo hacen todos Mis hijos, que son fieles a Mi Palabra. Hoy, hijo Mío, vengo para celebrar tu Primera Visita hace cincuenta (50) años, cuando te coloqué en un camino, un destino, de gran preparación. Tú, como joven de diecisiete (17) años, me diste tu ‘fiat’, así como la Virgen María, mi hija y tu Esposa Mística, cuando ella era tan joven para ser la Madre de mi Divino Hijo, Jesús”.

“¡Paz, hijo mío! No hay nada a temer ya que yo soy tu Padre – tu Vida. YO SOY QUIEN SOY, vivo en ti mientras vives en Mí, como lo hacen todos Mis hijos, que son fieles a Mi Palabra. Hoy, hijo Mío, vengo a honrarte en la Primera Visita, hace cincuenta (50) años, cuando te coloqué en un camino, un destino, de gran preparación. Tú, como joven de diecisiete (17) años, me distes tu ‘fiat’, así como la Virgen María, mi hija y tu Esposa Mística dieron, cuando ella era tan joven, para ser la Madre de mi Divino Hijo, Jesús”.

“La fe y la obediencia incondicional a Mi Palabra, son un don precioso; solo algunos de Nuestros hijos hacen esto, ya que la mayoría considera el costo de tal acto dado libremente sin reservas. Esto es lo que les pido a todos Mis queridos hijos: confiar en su Padre Celestial, sabiendo que Él siempre cumplirá Su Palabra y Sus promesas”.

“Los últimos cincuenta (50) años de tu vida, hijo Mío, fueron de grandes pruebas y sacrificios, como te pedí que te asemejaran a Mi Divino Hijo, Jesús, aunque a veces has sido débil, pero te has puesto de pie nuevamente, para recoger esa cruz y seguir a Mi Jesús, bebiendo Su Copa de Gran Sufrimiento, para que muchas almas puedan ser salvas y vengan a Mí en el Cielo”.

“Te agradezco William por tu coraje y fortaleza, nunca vacilando en tu fe y confiando siempre en tu Padre Celestial, aunque Me hayas cuestionado muchas veces”.

“Las palabras que te dije en mi primera visita, no las comprendiste, pero ahora las entiendes bien. Fuiste llamado para guiar a Mis ovejas a la Tierra Prometida y para enfrentar grandes batallas contra Satanás y el Anticristo, que vivirías para ver la Segunda Venida de Mi Divino Hijo, Jesús. Estas mismas Palabras las doy ahora, una vez más: ¡Alimenta mis ovejas!”

“Ya has completado la primera parte de tu Misión y ahora ingresarás a la segunda parte de este maravilloso Llamado. Todas las etapas de la primera parte de tu Misión se completarán brevemente, en rápida sucesión y cuando las has completado, comenzará la segunda etapa y parte de Mi Plan para ti”.

“Serás llamado a llevar a Mis hijos a tierras extranjeras. Ningún poder en la Tierra o en el Infierno evitará esto. Todas las tareas que te di en los últimos cincuenta (50) años llegarán a buen término y cada tierra que te aceptará como Mi Profeta y el Enviado de la Virgen María, estará protegida de los principales castigos. Serás llamado por personas poderosas para ayudar a liderar sus países, especialmente porque la batalla se librará entre el Cielo y el Infierno en todas las Naciones. El que es de la Realeza te llamará”.

“Independientemente de los enemigos que intentarán evitar Mis Planes, Mi Voluntad será cumplida. Continúa como estás ahora. Ora, ora y trabaja para lograr todo lo que te he dicho”.

“Conoce esto Mi hijo y todos Mis hijos: El mundo está ahora al borde de la Gran Guerra. Verás cataclismos más fuertes en todo el mundo, mientras Mi enemigo se enfurece para devorar almas y matar a tantos hijos de Dios como pueda, para que él, Satanás, pueda traer al Anticristo y destruir la Iglesia de Dios sobre la Tierra y eliminar todo rastro de la Imagen de Amor Divino de Mi Divino Hijo, ya que Satanás tiene un gran odio hacia Jesús y Tu Santísima Madre María, quien aplastará la cabeza de Satanás muy pronto”.

“Tu segunda misión comienza ahora, querido hijo, y la tercera será en la Nueva Era Sagrada. Toda la ayuda vendrá a usted de muchas naciones, la mayoría de las cuales no conoces. Vendré por ti pronto, para que seas moldeado, para fortalecerte para la tarea que tienes por delante. San Elías te ayudará, ya que tendrás su espíritu y el de San Juan Bautista”.

“Paz, hijo mío. Te bendigo a ti y a todos mis hijos en todo el mundo: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

“¡Oren, hijos Míos! Piden a la Virgen María ― La Inmaculada Concepción ― que vos fortalezca. Llamen al General, San Miguel, cuando los enemigos de Dios vos ataquen”.

“Estos escudos son el Sello del Dios Viviente, que los di a Mi hija María Divina Misericordia. Mantenlos cerca de ti. Colóquenlos en sus hogares y en las puertas, ya que Satanás no puede penetrar los corazones y los hogares que llevan este Sello. Los bendigo a todos: En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

“Ve en paz, Mi William: En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

“Te hablaré otra vez, hijo Mío, en un asunto más importante con respecto a tu familia cercana: en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

“YO SOY QUIEN SOY ― el Principio y el Fin ― Quien no tiene principio ni fin”.

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.