Luz de María, 24-05-19

______________________________________________________________

 

 

______________________________________________________________

 

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A LUZ DE MARÍA
24 DE MAYO DEL 2019

Pueblo Mío:

Amado Pueblo Mío, no les abandono cuando son más asediados por el Demonio. Al contrario, les protejo y envío Mis Ejércitos Celestiales por la SALVACIÓN DE UNA SOLA ALMA, PERO ESA ALMA DEBE DESEAR SALVARSE Y MANTENERSE DISPUESTA A SER RESCATADA.

Esto no implica que Mi Pueblo no padezca para su propia purificación, no implica que gusten del Cielo por adelantado. Junto a toda la humanidad, Mis hijos pasan por el tamiz  de las pruebas y salen triunfantes.

La humanidad ha sido probada y ha padecido pruebas innegables a causa de la debilidad en la Fe y la pronta acogida que le ha brindado al Demonio. La estrategia del Demonio ha superado a Mis hijos y estos han caído en las garras de la envidia, mala consejera al llevarles a querer alcanzar Mi Voluntad sin pasar por este “Escultor Divino”.

La batalla entre “el Bien y el Mal” ha existido y el hombre no logra retener las experiencias, sino continúa padeciendo su propia desobediencia.

Mi Pueblo mira en pequeño los sucesos de la historia, y los que viven en este instante en que la persecución del Demonio se extiende por toda la Tierra, en ese afán de que las almas se pierdan, miran descuidadamente y sin conciencia Mi Palabra, y la de Mi Madre.

Miran la punta del iceberg, sin procesar la profundidad de lo que viven en este presente y lo que vivirán en lo sucesivo, les hablan de acuerdos de paz y no visualizan la anticipación de Mi Palabra para que despierten antes de la tormenta. La desobediencia hace a Mis hijos ciegos y sordos, la astucia del Demonio les enloda la mente para que como ríos de lodo, los Míos se contaminen y padezcan graves enfermedades espirituales.

Esta peste que invade a los Míos en esta etapa de la historia de la humanidad, es totalmente dirigida a pervertir la mente del hombre para que la conciencia colapse y el caos se apodere de Mis hijos, siendo como barcos a la deriva.

La Tierra ha variado su eje, el magnetismo le conduce hacia otro sentido, lo que provoca grandes e inesperados efectos sobre la Tierra, sobre el hombre, sobre toda la naturaleza. Así sucede a Mis hijos, el magnetismo que genera el mal hace que la humanidad varíe su pensamiento, sus gustos, sus deseos, sus propósitos y de un instante a otro sea una criatura totalmente diferente. Mi Pueblo no mira las entrañas del enfrentamiento del bien contra el mal, ni mira con preocupación la proliferación de normas contrarias a Mí en todo lo que Me pueda representar, no mira las agendas pestilentes de pecado que aprueban en los países, no miran cómo Soy alejado poco a poco, con gran diplomacia, de Mi Casa, de los Templos, pero más grave es cómo por voluntad humana, el hombre me retira de su vida.

“Por eso tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día funesto y manteneros firmes después de haberlo vencido todo.” (Ef. 6: 13).

Mi Pueblo vive la gran Batalla universal profetizada entre “el bien y el mal” y no desean creerlo. Gran parte de Mis hijos han abrazado al Demonio, sus perversiones, sus caminos de inmoralidad extrema, de muerte, que les lleva a perder el alma sino se arrepienten. Olvidando La Ley Divina, se atreven a profanar lo que es de Mi Casa,  cometen actos sacrílegos para satisfacer al Demonio. Ese cúmulo de mal contiene dentro de sí la fuerza propia de ese actuar y obrar del Demonio y al no encontrarse firmes en la Fe, no logran ser inmovibles.

Aliméntense de Mi Cuerpo y Mi Sangre, oren y sean Mi Amor, Mi Misericordia y Mi Esperanza para sus hermanos.

“Mi Reino no es de este mundo” (Cfr. Jn 18, 36), Mi Reino sobrevivirá por los siglos de los siglos.

Mi Pueblo debe conocer las Profecías que Mi Madre y Yo les hemos dado para que no les encuentre dormidos.

Amado Pueblo Mío, cuanto sucede en la Tierra no deben dejarlo pasar desapercibido, los signos y señales son anuncios para que los dormidos despierten.

Mi Madre Prepara Mi Segunda Venida y Ella, de Su Mano llevará a Mi Ángel de Paz (1) a Mis Hijos para que les dé Mi Amor, Mi Guía y les sostenga. Entonces los incrédulos mirarán a Mi Ángel de Paz y le escucharán y retomarán la esperanza. Mi Madre: Puerta del Cielo, Estrella de la Mañana, Sol que nunca se oscurece, por encargo de Nuestra Trinidad Sacrosanta, es el Arca de Salvación en los últimos Tiempos. Mi Madre Me llevó en su Vientre y ese Vientre Bendito  será quien conduzca a Mi Pueblo hacia Mí.

Oren hijos Míos, oren por Occidente se ha contaminado y Me desobedece.

Oren hijos Míos, oren para que resistan hasta el final.

Oren hijos Míos, Oren por Canadá, lo inesperado llega a esa nación.

Amado Pueblo Mío, ¡despierten! Mi llamado es urgente, no duerman.

¡YO VENCERÉ! (Cfr. Mt 16,18).

Les Bendigo.

Su Jesús.

(1) Revelaciones sobre el Ángel de Paz

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.