Diálogo con el Espíritu Santo

______________________________________________________________

 

 

______________________________________________________________

 

Clic en el siguiente enlace si no ha leído el artículo Hombre Sediento de Dios.

 

https://meditationsoncatholicism.blog/2014/01/10/hombre-sediento-de-dios/

 

______________________________________________________________

 

Salí de la iglesia de San Pío V admirado, alegre e inspirado después de la fiesta de San Domingo, el 8 de Agosto de 2013. El santo es el fundador y patrono de la Orden de los Dominicos.

 

“Manuel, muchos creyentes estaban en la iglesia, pero el Hombre Sediento de Dios, te buscó para orientación eucarística. Quiero que Me atraias la gente. La Trinidad te prepara por medio del Sufrimiento para una misión noble en la Iglesia Católica Romana.

Estudia Ciencias de Dios, porque las ciencias del Mundo fortalecen la cognición humana en este mundo transitorio, mientras que las Ciencia de Dios fortalecen la sabiduría eterna. Cuando te dedicas a las Ciencias de Dios te darei la asistencia continuada y Gracia. Permanece atento a los sermones de los dominicanos, porque son dotados de la inteligencia y la retórica, y participa en la Eucaristía.

Manuel, soy el Espíritu Santo y te dijo que “tu sufrimiento es tu Tesoro’. Dios quiere crear una alinza contigo que Satanás no se atreverá a desafiar.  Ríndete a Mí y te guiaré en tu mission”.

 

Aquí estoy, Señor! Hágase tu voluntad.

 

____________________________________________________________

 

ME HAS SEDUCIDO SEÑOR

Señor, yo no soy nada

¿Por qué me has llamado?

Has pasado por mi puerta

y bien sabes que soy pobre y soy débil

¿Por qué te has fijado en mí?

 

¡Me has seducido, Señor

con tu Mirada!,

Me has hablado al corazón

y me has querido.

Es imposible conocerte y no amarte.

Es imposible amarte y no seguirte.

¡Me has seducido, Señor!.

 

Señor, quiero seguirte,

darte todo lo que me pides,

hay veces que me cuesta dártelo,

Tú lo sabes, tuyo soy.

Anda siempre a a mi lado.

 

Señor, me atrae tu nombre.

No son sólo palabras, si lo digo;

aunque hay días que no veo tu luz,

Tú te encuentras en mi silencio.

Me quieres como tu amigo.

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.