Juicio de Activistas contra el Aborto

 

“No es la desobediencia civil, sino más bien un proceso de infracción,” dijo el juez supuesto defensor del derecho a la vida, un grupo de unos setenta y cinco manifestantes que protestaban contra la clínica de Planned Parenthood (Planificación de la Familia) en Providence, RI. La manifestación fue el titular del Providence Periódico (Jornal de Providence) y mi padrastro, que había participado en la protesta, me pidió que lo acompañara en la corte.

Había tres protagonistas en el juicio: el juez, una supervisora clínica y una activista celosa que conocía la supervisora y su familia.

“Ciertamente la supervisora había abortado al menos una vez, porque de lo contrario no sería empleada en la clínica. La supervisora tiene un coche de lujo, viste con ropa cara, pero anda triste y sufre de insomnio,” dijo la activista. “La madre, una devota católica, es tan triste, con actividades de aborto de su hija, que llorando, la madre suplica constantemente a Dios por la conversión de su hija.” Me sorprendió, porque después del testimonio de la funcionaria, el magistrado la ordenó en un lenguaje claro e inequívoco: “usted puede regresar al trabajo.”

“Van a la cárcel por desacato en al tribunal,” el juez reprendió varias veces los acusados que eran de todas las edades y clases sociales. “Debéis mantener la paz hasta la ley se cambia,” declaró patéticamente el juez. Yo había querido darle un pedazo de mi mente. Su Señoría, si los estadounidenses habían seguido su consejo los Estados Unidos seguiría viviendo en la esclavitud… El juez supremo lo puede culpar en el juicio final: “usted se ha asociado con los asesinos de mis inocentes, indefensos niños… ¡Vete al Infierno!”

Cada manifestante fue declarado culpable y multado con $100. Supe más tarde que la supervisora de la clínica había muerto de cáncer después de recibir los últimos sacramentos: Penitencia, Unción de los Enfermos y Eucaristía.  ¡Dios ciertamente escuchó las oraciones de la madre de la supervisora de la clínica por la conversión de su hija!

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.