Comunión de los Santos

 

Jesús dijo a Sor Faustina:

“Usted no está viviendo por sí mismo, sino por las almas, y otras almas se beneficiarán de tu sufrimiento. Tu Sufrimiento prolongado les dará la luz y la fuerza para aceptar mi voluntad.”  (Diario 67)

La proposición asume la Comunión de los Santos y ayuda a explicar por qué cosas malas pasan a la gente buena. “Tu sufrimiento es tu tesoro,” me dijo el Espíritu Santo según el artículo Interacción con el Espíritu Santo.

Hay tres estados de la Iglesia: algunos discípulos están en la tierra, la Iglesia Militante, otros han muerto y están siendo purificados en el Purgatorio, la Iglesia Sufriente, y otros están en plena gloria en el Cielo, la Iglesia Triunfante. La comunión de los santos es la solidaridad espiritual que une los fieles en la tierra, las almas del purgatorio y los santos en el cielo en la unidad orgánica del Cuerpo Místico de Cristo.

La Iglesia siempre ha tenido un gran respeto por los muertos, y nosotros les ayudamos y hacemos su intercesión por nosotros efectiva a través de nuestras oraciones.

“Luego hizo una colecta entre todos sus soldados, que asciendio a dos mil dracmas de plata, que envió a Jerusalén para ofrecer un sacrificio expiatorio. Al hacer esto, actuó de una manera muy excelente y noble, en la medida en que tenía la resurrección en mente … Así él hizo expiación por los muertos que podrían ser absueltos de sus pecados.”  (2 Mac 12:43,46).

Yo solía rezar por las almas del Purgatorio con la mayor necesidad, pero el Consejero me ha instruido recientemente a orar por las almas cerca de purificación completa, porque La Segunda Venida de Cristo se acerca. Los que estén vivos en la Venida del Señor, la Iglesia Militante, se purificarán en ese momento. Las almas del Purgatorio, la Iglesia Sufriente, recibirán cuerpos resucitados y tendrán almas completamente purificadas, por eso el purgatorio terminará con la resurrección del cuerpo.

La doctrina actual del Purgatorio explica:

  1. Hay la purificación después de la muerte para aquellos que no han sido santificados totalmente en esta vida.
  2. Esta purificación implica dolor.
  3. Los vivos pueden orar por las almas que se purifican y esas almas pueden rezar por los vivos.
  4. La almas siendo purificadas están destinadas al cielo.

La Iglesia Militante debe esforzarse para la purificación de sus pecados y orar por la purificación de la Iglesia Sufriente, y los méritos de los santos en el Cielo se ofrecen a través de Cristo, el Mediador, y su preocupación ayuda nuestras debilidades. “No llores, porque voy a ser más útil para ustedes después de mi muerte”, dijo Santo Domingo.

Hermanos, si ustedes han sufrido mucho en la vida, se regocijan, porque ustedes pueden ir directamente al cielo; por lo contrario, si han tenido vidas relativamente fáceis, les animo a practicar obras de misericordia para obteren crédito espiritual. Consulten el artículo Sed Misericordiosos.

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.