Frutos del Espíritu Santo

______________________________________________________________

______________________________________________________________

Los nueve frutos bíblicos del Espíritu Santo comprenden: amor, alegría, paz, paciencia, bondad, generosidad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5:22-23). Santo Pablo describe el amor, el principal fruto, en un capítulo entero (1 Corintios 13).

______________________________________________________________

“Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39).

Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne, porque el deseo de la carne es contra el Espíritu.  Las obras de la carne son evidentes son: pleito, celo, enojo, orgía, inmoralidad, impureza, sensualidad,  idolatría, hechicería, enemistade,  rivalidade, disensión, sectarismo, envidia, borrachera, y cosas semejantes.  Los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Quien pertenece a Cristo crucifica su carne con sus pasiones y deseos.

______________________________________________________________

______________________________________________________________

El amor es paciente y es bondadoso.  No es celoso, pomposo, inflado, grosero, y no busca sus propios intereses, no es irascible, no se preocupa por las injurias, no se regocija por las males acciones , sino que se recocija con la verdad.  El amor cree, espera y soporta todas las cosas.

______________________________________________________________

Si yo no tengo amor, yo nada soy, Señor

El amor es compreensivo, el amor es servicial,

el amor no tiene envidia, el amor no busca el mal.

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés,

el Amor no es egoísta, el amor nunca es doblez.

El amor disculpa todo, el amor todo lo cree,

el amor todo lo espera, el amor es siempre fiel.

Nuestra fe, nuestra esperanza, frente a Dios terminarán;

el amor es algo eterno, nunca, nunca pasará.

______________________________________________________________

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.