Dependencia de Dios

______________________________________________________________

 

 

______________________________________________________________

 

Por tanto, no os preocupéis, diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿qué beberemos?” o “¿con qué nos vestiremos?”  Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas.  Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.  (Mateo 6:31-34)

 

______________________________________________________________

 

Nuestra sociedad moderna se caracteriza por un aumento de enfermedades nerviosas, muchas personas son flageladas por la depression, abundan los individuos que solamente pueden vivir a base de tranquilizantes, y los sicólogos y los psiquiatras verifican que su clientela aumenta de día en día.

En el fondo de este problema está la ansiedad provocada por múltiplas preocupaciones, la mayoría de las veces de tipo material.

En medio de una sociedad neurotizada, suena la “extraña” voz de Jesús que “ordena” que no debemos preocuparnos del vestido, de la comida manãna.  Jesús quiere salvarnos del “miedo excesivo”, porque el temor excesivo indica falta de confianza en Dios.

Cuando un alumno se presenta a un examen, es normal que tenga un “poco” temor. Si se deja invader por un “temor excesivo”, aunque esté muy bien preparado corre el riesgo de que se bloque su mente y no logre contester el test.

El temor excesivo bloquea nuestra mente spiritual, nuestra fe, y nos olvidamos de la presencia de Dios en nuestra vida.

Muchas personas se acerdan de Dios cuando tienen graves problemas financieros. ¿Están viviendo en Gracia de Dios? ¿Están comulgando, se confiesan? ¿Frecuentan la iglesia? ¿Y todavía se estrañan de que les vaya mal? Busquen acercanse, en primero ligar, a la bendención de Dios. Asegurense primero de que le están dando a Dios el lugarque le corresponde y ver”an como cambiará la situacion. “No faltará el necesário”.  (Mt 6:31-34)

 

______________________________________________________________

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.