Vendrá una Gran Tormenta a la Iglesia

_______________________________________________________________

Mensaje de Nuestra Señora Reina de la Paz del 25 de ENERO de 2021

_______________________________________________________________

Queridos hijos, sed mansos y humildes de corazón, porque sólo así podréis crecer en la vida espiritual. Decid vuestro Sí al Llamado del Señor. Alejaos del mundo. Vosotros sois Pertenencia del Señor y sólo a Él debéis seguir y servir. La humanidad se ha contaminado con las novedades del mundo y camina ciega espiritualmente. Huid de todo lo que os aleja de Mi Hijo Jesús. Estad atentos. Deseo que vuestro hablar y actuar sean de acuerdo con la Voluntad de Dios. Vendrá una gran tormenta y el gran barco [IGLESIA] sufrirá grandes daños. Sufro por lo que viene para vosotros. Doblad vuestras rodillas en oración. Buscad a Jesús en la Eucaristía y acoged las enseñanzas del verdadero Magisterio de Su Iglesia. Adelante en la defensa de la verdad. Este es el mensaje que hoy os transmito en nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reuniros aquí una vez más. Yo os bendigo en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Quedad en paz.

ORACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS

Nuestra Señora, aparecida bajo la advocación de “Nuestra Señora de Todos los Pueblos” (reconocida por la Iglesia), en Ámsterdam, Holanda, a la vidente Isje Johanna “Ida” Peerdeman, pidió expresamente que se rezara diariamente una oración especial e importantísima para ser Ella reconocida al proclamarse el Quinto Dogma Mariano, como Corredentora, Medianera y Abogada de la humanidad. “Cuando el Dogma… sea proclamado, entonces la Señora de Todos los Pueblos dará la verdadera paz al mundo” (31 de mayo de 1954). La oración es la siguiente: “Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora Tú Espíritu sobre la tierra. Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos, para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades y de la guerra. Que la Señora de Todos los Pueblos que un día era María, sea nuestra Abogada. Amén.” Es importante saber que la oración debe ser rezada tal como María la dio a conocer, de modo que no se le debe cambiar nada. También existe una correlación entre el Quinto Dogma Mariano, y la Gran Adertencia. De esta manera, cuando sea proclamado este Quinto Dogma, será inminente que se suceda esta “iluminación de las conciencias” a toda la humanidad. Nuestra Señora dijo que sería proclamado este dogma un 31 de mayo. Así entonces, cada 31 de mayo en los años venideros es candidato para tal proclamación, por lo que se debe rezar diariamente e incansablemente esta oración para poder aportar nuestro granito de arena a esta gran causa.

_______________________________________________________________

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.