Luz de María, 29 de Agosto del 2021

________________________________________________________________

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA
29 DE AGOSTO DEL 2021

Amados hijos:

Les bendigo como Reina y Madre de los Últimos Tiempos.

Al concluir la Novena que Me han dedicado, Mi Corazón se ha colmado de gozo ante la respuesta de Mis hijos, teniendo la certeza de que lo que Me ofrecen lo presento ante la Voluntad Divina.  He mirado criaturas que se han convertido, que han tomado la firme decisión de reencontrarse con Mi Hijo. 

ESTA NOVENA HA SIDO UN CIELO EN LA TIERRA.
ÚNICAMENTE SIENDO HUMILDES Y SENCILLOS DE CORAZÓN,
COMPRENDEN QUE COMO REINA Y MADRE AGRADEZCO LOS GESTOS QUE NACEN DE CORAZONES PUROS Y SENCILLOS.

Amados hijos, esta generación debe prepararse, debe ser catequizada para que no se pierda.   Ya se encuentra en acción el malvado hijo de la perdición, no envía a sus secuaces como en el pasado, sino es él quien se dedica a extender sus tentáculos sobre la humanidad, confusa y delirante. 

Es esta generación la que vive momentos de dolor cuando ante sus ojos se cumple: 

“el hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre a su hijo. Los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán;  todos os aborrecerán por causa mía, pero el que persevere hasta el fin se salvará.” (Mt. 10, 21-22)

Hijos, existe en este momento desconfianza en los hogares, en los lugares de trabajo, entre las familias, esto ya sucede sin motivo alguno y se irá acentuando más. 

La humanidad se encuentra dirigiéndose hacia donde les dejarán sin libertad, sin movimiento, sin el pensamiento propio y la criatura humana accederá a todo para subsistir. 

Como Madre les invito a mantenerse en donde radica cada uno, únicamente quienes viven cerca de las costas deben retirarse de las costas.  Los mares se adentran en la tierra y algunos de estos guardan en su interior montañas submarinas, que en algún momento saldrán a la superficie.

Es un pequeño número de almas las que caminan como el Cielo ha indicado. Mis hijos son probados una y otra vez, dándoles nuevas motivaciones colmadas de falsedad para que se pierdan. Padecerán en el invierno europeo. 

Amados Míos, les entrego:

Mi Corazón para que no teman…
Mis Manos para que no se pierdan…
Mis Pies para guiarles…
Mis Ojos para que vivan perdonando y mirando a Mi Hijo en sus hermanos…
Mi Lengua para que oren y supliquen conversión.

Oren el Santo Rosario sin detenerse, hagan el bien sin descansar.

Es necesario que se consagren a Mi Corazón para que interceda por ustedes.


Es urgente que se consagren a Mi Corazón, no esperen.


Preparen las consagraciones para el mes de setiembre, antes del mes dedicado al Santo Rosario, es necesario por el bien de sus almas.   

Presten atención, están perdiendo la Fe y esto los lleva a ser presa del Demonio. Sean sencillos y humildes de corazón para que les pueda ayudar.

No es el momento para poner sus intereses en otros asuntos diferentes a crecer en el espíritu.

Oren el Santo Rosario, es la oración que al Demonio no le gusta escuchar y le alejan orando, si se encuentran en Estado de Gracia.

LES BENDIGO A TODOS LOS QUE LEAN ESTE MI LLAMADO Y LO HAGAN VIDA.
ESTE MOMENTO ES URGENTE.

Mamá María

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

COMENTARIO DE LUZ DE MARÍA

Hermanos: 

Nuestra Madre Reina y Madre me ha expresado la necesidad de que todos nos pongamos en paz con Dios.  

Me llevó a mirar millones de criaturas humanas orando el Santo Rosario y Ella me ha mencionado:


“Mira cuantos hijos de Mi Hijo oran”.

Yo le respondí: Sí Madrecita, así es.

Luego me dice:  


“Mira con cuidado”

Y cuando oraban el Santo Rosario miré como la mayoría de los que oraban se retiraban de la oración y quedaban pocos.  Y nuestra Madre me dice:


“Así es el Pueblo de Mi Hijo, no está convencido y convertido, por ello es que los asuntos de la Casa del Padre les cansan”. 

Me dice nuestra Madre:


“Mira al dragón infernal”

Y miré a un hombre relativamente joven, bien vestido, que pasaba por lugares santos y hasta en esos lugares los que le miraban le hacían un gesto de respeto. 

Le pregunto a nuestra Madre: ¿quién es ese hombre? y me dice:


“El hijo de la perdición. Él me teme, por ello invoquen la Preciosa Sangre de Mi Divino Hijo e invócame a Mí con el Ave María, sin Pecado Concebida… 

Y nuestra Madre Santísima bendijo a toda la humanidad bendiciendo la Tierra. 

Amén.

________________________________________________________________

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.