AZORIANOS

 

Cuando Cristo ascendió al Cielo, Él prometió y envió el Paráclito en el Domingo de Pentecostés para guiar la Iglesia Católica hasta el fin del mundo. “Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26)

El Consejero aspira las Azores para convertirse en un modelo de espiritualidad para las naciones, en la preparación remota de la Segunda Venida de Cristo al Mundo. El Espíritu Santo quiere transformar en las Azores un catolicismo tibio, provocado por el secularismo europeo, en el celo religioso de inspirar al mundo para resistir a los demonios, profetas falsos y otras tribulaciones de la Iglesia.

El Espíritu Santo recomienda Penitencia, participación en la Santa Misa, recepción de los sacramentos, especialmente la Eucaristía, y veneración de la Virgen María. El Paráclito desea conceder abundantemente sus Dones a los Pobres de Espíritu, para que puedan producir frutos abundantes.

Los Católicos deben vivir siempre en la Gracia de Dios, porque Él puede les llamar en cualquier momento. Cristo va a llamar a todos los que viven a comparecer ante Él en el Fin del Mundo. Azorianos, entréguense al Espíritu Santo para reflejar la luz de Dios a las naciones, cuando nos acercamos de La Segunda Venida de Cristo al Mundo y El Fin de Los Tiempos.

 

Esta entrada fue publicada en Español y etiquetada . Guarda el enlace permanente.