Intercesión

 

Podemos orar por otros como Paul intercedió por los Colosenses. 

“Por eso, desde el día en que lo supimos no hemos dejado de orar por ustedes. Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda sabiduría y comprensión espiritual, para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra, crecer en el conocimiento de Dios y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación, dando gracias con alegría al Padre. Él los ha facultado para participar de la herencia de los santos en el reino de la luz.” (Colosenses 1: 9-12)

Pablo no sabía orar como debería, pero él nos dijo para “orar en todo tiempo en el Espíritu”. 

“Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.” (Efesios 6:18)

El Espíritu Santo actua de de varias maneras:

• Mueve nosotros por la gracia, para llevarnos a Cristo.
• Expresa el Cristo Resucitado a través de las Sagradas Escrituras y nos ayuda a entender los misterios de la Fe.
• Se hace Cristo presente, especialmente en la Eucaristía.
• Mejora continuamente nuestra relación con Cristo.

El Espíritu Santo está continuamente nos ayudando en nuestras oraciones.

“Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios.” (Romanos 8:26-27)

Cristo es nuestro intercesor entre la Humanidad y el Padre Todopoderoso. 

“Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu.” (Efesios 2:18)
“ ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.” (Romanos 8:34)
“Por eso también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para interceder por ellos.” (Hebreos 7:25)
“En efecto, Cristo no entró en un santuario hecho por manos humanas, simple copia del verdadero santuario, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora ante Dios en favor nuestro.” (Hebreos 9:24)

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to Intercesión

  1. Kathy Hamill says:

    Amen.

Comments are closed.