Sor Faustina y la Penitencia

______________________________________________________________

 

 

______________________________________________________________

 

“Escribe, habla de Mi misericordia. Di a las almas donde se han de buscar consuelo; eso es, en el Tribunal de la Misericordia [el sacramento de la Reconciliación]. Ahí los grandes milagros tienen lugar [y] se repiten incesantemente. Para valerse de este milagro, no es necesario ir a una gran peregrinación o llevar a cabo una ceremonia externa; basta venir con fe a los pies de Mi representante y revelarle tu propia miseria, y el milagro de la Divina Misericordia será plenamente demostrado. Si un alma está como un cadáver en descomposición por lo que desde un punto de vista humano, no habría [esperanza] de restauración y todo lo que ya se perdió, no es así con Dios. El milagro de la Divina Misericordia restaura esa alma en su totalidad. ¡Oh, cuán miserables son los que no se aprovechan del milagro de la misericordia de Dios! Van a llamar en vano, porque será demasiado tarde” (Diario 1448).

 

______________________________________________________________

 

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.