Luz de María, 28-09-18

 

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA
28 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

Amado Pueblo Mío:

EN MI CORAZÓN ENCUENTRAN MISERICORDIA PARA TODOS.

La creatura humana debe corresponder a Nuestro Amor Divino. Cada uno es responsable de su salvación personal y, dentro de la Humanidad, cada uno debe  forjarse como meta la salvación de sus hermanos. No pueden dar lo que no poseen, si la meta personal no es fusionarse con Nuestra Voluntad, no podrán ser testimonios de Nuestro Amor para con sus hermanos.

No han comprendido que cuando falta el Amor Divino en la vida del hombre, este cae en la vileza que infunde el mal en las sociedades para que el pecado sea admitido como correcto. Los actos de rebelión hacia Nuestra Trinidad y hacia Mi Madre denotan el avance del mal en este instante de la Humanidad que ha sido tomada por las hordas de satanás, el que prometió introducir su maldad en los hijos de Mi Madre.

El pecado prolifera igual a como crece la levadura, en instantes todo lo que se encuentra a su alrededor es manchado por los malos actos y obras, en ocasiones por la poca o ninguna relación con los asuntos de Nuestra Casa.

AMADO PUEBLO MÍO, SE ENCUENTRAN EN EL INSTANTE REVELADO POR MI MADRE Y POR MÍ, EN DONDE CADA DÍA DEBE SER PARA USTEDES UN RENACER, EN EL QUE MANTIENEN LA FUERZA DE MI ESPÍRITU PARA QUE NO CAIGAN EN LOS ATAQUES DEL MALIGNO CON LOS QUE LA HUMANIDAD ES SOMETIDA CONSTANTEMENTE.

La confusión reina en este instante, los actos indebidos, los actos de pecado, los actos de inmoralidad, los actos de herejía, los actos de maldad y los sacrilegios son mirados y tomados con gran indiferencia por gran parte de quienes dicen ser Mis hijos. Lo falso e indebido, lo pecaminoso, se ha incrustado en el hombre y este ha gustado de la vida dentro de lo indebido. El Diluvio, la destrucción de la Torre de Babel, Nínive, la destrucción de Sodoma y Gomorra, no han superado el comportamiento atroz de esta generación en que las grandes naciones se han convertido en élites de la gran Babilonia.

“NO HICIERON CASO HASTA QUE VINO EL DILUVIO Y LOS BARRIÓ A TODOS” (Mt. 24,39)

Amado Pueblo Mío, no caminen con el pecado a cuestas, ustedes conocen Los Mandamientos y no los pueden variar, sino al contrario, quienes profanan la Palabra de Mi Padre caen en las manos del dragón infernal y cooperan con el proyecto del mal de elevar a quien se levantará para suplantarme, formando el gobierno único, la religión única, la moneda única con la cual controlará a toda la Humanidad en todos los aspectos. Era de terror que le facilitan Mis hijos, cediendo ante las falsedades de los que Me traicionan y crucifican a Mis hijos. Les llamo a enmendar el camino hijos Míos, les llamo a la conversión.

LA HUMANIDAD SE ENCONTRARÁ DESPREVENIDA ANTE ESTOS ACONTECIMIENTOS QUE NIEGAN CON INSISTENCIA, olvidando que el mal nunca reconocerá su mal proceder como tal. Mis hijos son ignorantes de estos sucesos de los cuales Mi Madre y Yo les hemos revelado, como la confusión de Mi Pueblo en este instante en que dentro de Mi Iglesia se agitan las aguas del mal que ha operado solapadamente.

Mi Misericordia es inagotable por lo que les llamo a la conversión y se enmienden, antes de que el mal les atrape y no les permita retirarse de sus garras.

PUEBLO MÍO, ESTE ES EL INSTANTE QUE MI MADRE LES ADELANTÓ EN SUS REVELACIONES, LA CONFUSIÓN LLEGARÁ Y MIS HIJOS NO DIFERENCIARÁN EN DÓNDE SE ENCUENTRA EL MAL Y EN DÓNDE EL BIEN. ESTE ES EL INSTANTE EN QUE SE COLOCA EN LA BALANZA EL TRIGO Y LA CIZAÑA Y USTEDES LO MIRAN SIN RECONOCERLO…

No han reconocido los errores del mal cometido, sino avanzan de mal en mal, en una ausencia de conciencia que ha sido aplastada por la soberbia humana y los caprichos del vivir dentro del libertinaje y aceptar al demonio como su dios.

La tierra es amenazada por cuerpos celestes que pasan cerca y ustedes no son conscientes de ello. No se encuentra lejano el que el eje terrestre varíe, ante las inusuales y elevadas temperaturas en el núcleo de la tierra.

Grandes cambios sucederán en toda la Tierra, la Naturaleza azotará a las grandes naciones y a las pequeñas naciones, una y otra vez. El hombre apegado al dinero caerá sin ese dios que ha creado y del cual se enorgullece.

USTEDES SON QUIENES ATESTIGUARÁN LOS GRANDES CAMBIOS DE LA TIERRA, LOS GRANDES CATACLISMOS Y AL FINAL DIRÁN: TODO LO ADVERTIDO SE CUMPLIÓ.

Pueblo Mío, sean conscientes de las ofensas que causan a Nuestra Trinidad y a Mi Madre, uno solo de ustedes que sea consciente de ello y no sea partícipe de los horrores con que ofenden la Potestad de Nuestra Trinidad, es bálsamo que asciende a Nuestro Trono.

Las pequeñas almas que laboran en obediencia, esas que no se detienen ante Nuestras Peticiones de enmienda y permanecen atentas a los Llamados de Nuestra Casa y de Mi Madre, ESAS PEQUEÑAS ALMAS DEBEN UNIRSE EN EL INSTANTE PRECISO EN QUE NUESTRA CASA LES INDIQUE, EN CADA LUGAR EN DONDE RESIDAN. SON PARTE DEL RESTO SANTO, DEL REMANENTE FIEL.

Pueblo Mío, te llamo en este instante en que la convulsión de la Humanidad crece y no se detiene, en este instante en que Mis fieles son señalados y Mis instrumentos negados. Pueblo Mío, no desfallezcan que Yo no desamparo a Mis hijos, a esos que han luchado por salvar el alma, ellos se sentarán en la Mesa del Banquete Divino. (Cfr. Lc. 14,15)

Les amparo, les bendigo. No les aparto de Mi Vista, les mantengo dentro de Mi Corazón.

Jesús

This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.